Identificarse

Accesar su Cuenta

Username
Clave *
Recuerdame
Clinica Asistencia

La Clínica de Asistencia Legal de la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico inicia sus funciones en el mes de agosto del 1975. La misma se inauguró con el propósito de que los estudiantes de derecho completaran su preparación tanto el campo civil como en el campo penal y brindaran servicio legales a personas de escasos recursos económicos.

En la inauguración de la Clínica de Asistencia Legal el Decano de la Escuela de Derecho de entonces, Guillermo Gil, manifestó en conferencia de prensa que "el propósito de la clínica es completar la educación de los estudiantes de último año, ya que un complemento vital para completar la educación legal es la práctica."

En el primer año de existencia de la Clínica, el Decano y otros abogados actuaban como supervisores de los estudiantes autorizados a practicar en su último año.

De otra parte, once (11) estudiantes fueron asignados como oficiales jurídicos en los tribunales para colaborar con los jueces en el estudio de casos y otras tareas. Fueron enviados a los Tribunales de Ponce, Mayagüez y Guayama.

Al comenzar la Clínica, los estudiantes actuaban solamente en casos civiles. El personal secretarial lo constituían estudiantes practicantes del Departamento Secretarial de la misma universidad.

Actualmente la Clínica cuenta con seis (6) profesores y tres (3) secretarias a tiempo completo. La Clínica ofrece cuatro (4) programas clínicos de los cuales el estudiante escoge el que más interese, pero la Clínica se reserva el derecho de ubicar a los estudiantes. La Clínica trata de complacerle dependiendo de la disponibilidad de espacios y necesidades. Los programas son: (1) programa de litigación, en el cual se litiga en el ámbito del derecho civil, administrativo, penal, menores, laboral y combinado; (2) programa administrativo; (3) programa de oficiales jurídicos y (4) programa federal. Las facilidades de la clínica fueron remodeladas en julio del 2000. Los estudiantes tienen que participar en ambos programas; civil y penal. Ningún estudiante repetirá el centro de trabajo.

Al día de hoy, la clínica continúa prestando sus servicios a personas de escasos recursos económicos.